Medios de Comunicación

m

m

viernes, 29 de mayo de 2015



"Divorciarse bien es posible"

Colaboración Mesa Redonda del 8 de Mayo con motivo del día Internacional de las Familias en Burgos (entrevista del Diario de Burgos)

 La fiscal Marta Rojo, la psicóloga Aurora Sastre, la jueza Nuria Alonso y la abogada Miriam López-Maqueda. Luis López Araico

Es difícil, pero con un poco de esfuerzo por parte de todos se puede conseguir divorciarse bien.A esta conclusión llegaron ayer la jueza Nuria Alonso, la fiscal Marta Rojo, la abogada Miriam López-Maqueda y la psicóloga y mediadora familiar Aurora Sastre, que participaron en un coloquio con motivo del Día Internacional de las Familias. «Es un objetivo que hay que valorar, que hay que tratar de conseguir. La cuestión a resolver es que la familia cambia. Hay que abordar ese cambio y tratar de solucionar todos los problemas que se van planteando de la mejor manera posible. Como jueza de familia, es importante la comunicación y tratar de alcanzar acuerdos.El punto básico y fundamental son los hijos y los menores», señaló la magistrada Nuria Alonso.


«El problema no es el divorcio, sino un mal divorcio», apuntó la jueza. «El divorcio es una cuestión más en la vida. Antes una persona divorciada era alguien raro. Hoy todos tenemos un familiar, un amigo o un compañero separado.El problema se presenta con los hijos: cómo organizar las estancias, las pensiones, el uso del domicilio y hasta del coche. La ruptura no es el problema. El problema es hacerlo mal, que eso sea nefasto y tóxico sobre todo para los niños, que van a vivir condicionados por una idea de que papá es malo, mamá es mala, el sentimiento de abandono, conflicto de lealtades... Problemas que les pueden marcar para toda la vida. Y hay que protegerles. Eso es lo importante. Lo más importante. Con sentido común cualquiera puede resolver bien esta cuestión», añadió la magistrada.

Para López-Maqueda, el tema está en la responsabilidad, «tanto del profesional, que tiene que acompañar de la mejor manera, con respeto y poniendo el foco en los niños, que es lo que la pareja tiene en común, como de ésta. Hay que ver que el divorcio no es un fracaso, sino una transformación, un cambio que hay que abordar de la mejor manera. Los profesionales tenemos una profesión preciosa para poder hacerlo bien, porque es posible. 

Es más cambio de mentalidad y de concepto que otra cosa», apostilló.

La psicóloga Aurora Sastre hizo hincapié en que a nivel psicológico el divorcio es un proceso que conlleva tiempo y esfuerzo personal. «Es necesario conquistar ese bienestar personal que en principio queda desequilibrado.Hay que tomarse tiempo y elaborar un duelo porque en un divorcio se pierden cosas. Hay que hacer un esfuerzo personal por ir pasando las etapas y emociones. A partir de ahí, según la actitud que tengan los padres así también se transmitirá a sus hijos. Nuestro objetivo último es el bienestar de los pequeños.El problema no es que los padres vivan separados, en casas separadas, sino el alto nivel de conflictividad entre ellos, que repercuten en el desarrollo de la personalidad del niño», destacó.

Para Marta Rojo, la Fiscalía tiene un único objetivo: la protección de los mejores. «Que la situación que se crea tras la disolución de la pareja sea lo menos traumática para los niños».

No hay comentarios:

Publicar un comentario