Medios de Comunicación

m

m

martes, 7 de abril de 2015







PACIENCIA.

“Paciencia no significa aceptarlo todo ni aguantarlo todo. Supone tener el criterio suficiente como para discriminar qué cosas dependen de uno mismo y qué cosas están fuera de nuestro control, y aceptarlo así. Supone invertir nuestra energía, cada vez más limitada, en aquello que realmente vale la pena. Supone hacer lo que sí depende de nosotros  en lugar de empeñarnos en intentar hacer que nos lo hagan otros y al ritmo que nosotros queremos”.
Del libro “Las veinte perlas de la sabiduría”




La paciencia, cada vez soy más consciente de lo necesaria que es y de lo poco que la practicamos.

Queremos todo inmediatamente, no toleramos la espera, el proceso, los ritmos de aquellos y aquellas que nos rodean. Sin contar hasta diez gritamos y demandamos lo nuestro, lo que es importante para nosotros sin tener en cuenta al otro.

Cada ser humano tiene un ritmo, un modo de entender las cosas, de procesarlas, de asimilarlas.

No es posible acelerar un proceso, hay que dar tiempo a las situaciones y a las personas para lograr un buen entendimiento.

En los procesos de separación ocurre algo parecido, la mayoría de las personas  desean terminar cuanto antes, firmar y acabar.

Separarse de alguien es una pérdida, no sólo percibimos que perdemos al ser amado, también sentimos que perdemos un proyecto, un sueño, un futuro, son muchas “micropérdidas” que hacen difícil asimilar y aceptar lo que está ocurriendo.

Deberíamos entender que todo lo bueno que ha existido en una relación no se pierde o no desaparece por el hecho de cerrar o concluir un etapa de nuestra vida. Los divorcios son etapas que permiten que otras historias lleguen a nosotros.

Si borramos lo bueno y lo bello que ha existido, aquello que hemos sentido, lo que hemos sido capaces de crear, entonces estamos negando que hemos vivido.

Si tuviéramos en cuenta que todas la cosas que nos pasan forman parte de nuestro ascenso a la cima, que vamos atravesando baches, que a veces no vemos a causa de la niebla, que llueve muchos días y hace frío pero que es necesario atravesar cada sendero y también cada estación porque la vida es eso, ir caminando poco a poco,  descubriendo que todo se va superando y que lo que nos llega va conformando nuestra historia, lo que quedará después de que hayamos partido.


Dice Alejandro Jodorowsky que:  “Nada es solo tuyo. El yo no es posible sin la existencia del otro”



Y que mejor que para cultivar la paciencia que este maravilloso vals, escucharlo y transportarse a donde nuestro corazón nos lleve...maravilloso!




La Senda Burgos. Tu plan de ocio en Burgos. La senda de los Elefantes




No hay comentarios:

Publicar un comentario